Menú de páginas
TwitterFacebook
Menú de categorías

Escrito Por en Sep 29, 2017 en Héroes, Héroes y heroínas | 0 Comentarios

Indiana Jones, ¿el peor arqueólogo del cine?

Indiana Jones, ¿el peor arqueólogo del cine?

¿Es Indiana Jones el mejor arqueólogo del cine y el peor arqueólogo científico? ¿Es un simple cazatesoros o un estudioso de los objetos históricos antiguos? ¿De verdad los nazis buscaban el Arca de la Alianza y el Santo Cáliz ?

Si le preguntas a un arqueólogo, y yo lo he hecho, sentirá arcadas al oír el nombre de Jones y te dirá que es un cazatesoros, de los que para conseguir una pieza histórica destruyen todo lo que encuentran a su paso.

Si le preguntas a un historiador, y también lo he hecho, si es posible que los nazis pisaran los talones al arqueólogo más famoso del cine, te contestará que sí.

¿Quieres saber más? Sigue leyendo.

indiana-jones

Se lo piensa antes de robar alguna pieza

10 razones por las que Indiana Jones no debería participar en una campaña arqueológica:

1.Si le  sacas de casa puede que le envenenen, por ejemplo en un club de Shangai, mientras hace negocios con las cenizas de un emperador chino. Seguramente el antídoto se le caerá al suelo entre las bailarinas (II).

 

2. Si la campaña se desarrolla en la India acabará en un templo maldito poniéndose hasta arriba de sangre de  la diosa Kali. Mientras tanto, dejará a su novia colgada en unos hierros encima de un fuego abrasador (II).

 

3. Sin ningún reparo te agujerea el mármol del suelo de una iglesia medieval con un objeto metálico. Claro, buscaba a su padre (III).

indiana-jones

Todo por su padre

4. Tampoco tiene reparos en tirar a una cloaca ardiente y llena de ratas el sarcófago de un caballero de setecientos años de antigüedad. ¡Ah! Con caballero dentro. Lo extraño es que un sarcófago de madera se conserve durante tanto tiempo en la cripta de una iglesia en Venecia con el agua a treinta centímetros de distancia. Y que además flote. (III)

 

5. También rajará sin ninguna contemplación la momia del gran Francisco de Orellana, descubridor del Amazonas (IV).

 

6. Indiana Jones buscaba el Santo Grial.  Y lo encontró, pero sus conocimientos sobre cultura judía son mínimos, ya que el vaso que usan los judíos en la cena de Pascua nunca es de madera, por considerarse un material impuro, sino de metal, piedra o cristal (III).

 

7. Confundirá la ciudad turca de Iskenderun o Alejandreta con las ruinas de Petra en Jordania (III). Y encima si se encuentra allí un cruzado de novecientos años de edad, en lugar de llevárselo consigo a la universidad para que le hable de su época, se lo deja allí. ¡Pobre cruzado!

indiana-jones

Me da que eso no es Alejandreta

 

8. Allá donde entre, ya sea un templo egipcio o precolombino, arrasa. Tras conseguir el objeto de deseo, el templo comenzará a desmoronarse y no quedará ni una piedra. Para nuestra sorpresa incluso de algunas ruinas puede aparecer un enorme platillo volante (I, III y IV).

indiana-jones

¿Será verdad?

 

9. Si le dejas una moto, un coche, un camión o un sidecar, despídete de ellos, solo devolverá chatarra.

10. No soporta a las serpientes. ¿A qué arqueólogo no le sale una serpiente detrás de un matojo en pleno campo?

“¿Llamamos a esto arqueología? (I)”

 

¿Los nazis buscaban objetos místicos y de poder por todo el mundo?

Sí.

Heinrich Himmler, el comandante en jefe de las SS, creó la Ahnenerbe, una sociedad para investigar sobre la herencia ancestral alemana. Con ella organizaron expediciones por todo el mundo en busca de objetos sagrados y de poder con los que pretendían conseguir el control sobre la humanidad.

indiana-jones-nazis

Da gusto verlo

El primero objeto con el que se hizo Hitler, cuando invadió Viena, fue la Lanza Sagrada de Longinos o Lanza del Destino, que se encontraba en un museo de esta ciudad. Con esa lanza, se supone que Longinos, un soldado romano, atravesó a Jesús en la cruz. Hitler creía que poseyéndola, tendría el dominio sobre Europa.

Después, con un especialista llamado Schäfer viajaron hasta el Tibet en busca de las Ciudades Sagradas y los orígenes de la raza aria. Enseguida se dieron cuenta de que no eran muy rubios por allí.

También buscaron el Arca de la Alianza. El Arca de la Alianza es un objeto sagrado tanto para judíos como para  cristianos. En ella se guardaban las tablas de la ley, los mandamientos que Dios entregó a Moisés en el monte Sinaí.

Parece ser que los nazis llegaron hasta Etiopía en su afán de encontrarla.

En realidad se encuentra desaparecida desde hace miles de años.

“El ejército que lleve el arca consigo será invencible (I)”

Otro objeto de poder sobre el que investigaron fue el Santo Grial o Santo Cáliz. Es el vaso con el que Jesús dio de beber  el vino de la Eucaristía a sus discípulos en la última cena. A Himmler le sonaba que se encontraba en España, pero en lugar de ir a Valencia o a León, donde se encuentran dos cálices que podrían coincidir con aquel, viajó hasta el monasterio de Montserrat. Confundió Montserrat con Montsalvat, el castillo donde fue escondido el grial.

En Montserrat le sonrieron y se lo quitaron de encima en cuanto pudieron.

En otros momentos de aburrimiento los nazis llegaron al cerro Uritorco en Argentina, buscando el Bastón de Mando; la Antártida y el Cáucaso.

“Tenga cuidado. Quizá encuentre lo que busca (IV)”

¿Era Indiana Jones el mejor héroe para enfrentarse a los nazis?

Sí.

Aunque destruya momias, templos, sepulcros y  pavimentos de iglesias, Indiana sobrevive a bolas de piedra gigantes, malignos sacerdotes de la diosa Kali, envenenamientos, extraterrestres, insectos, ratas, serpientes y sopa con ojos de mono. También es capaz de navegar sobre un submarino nazi cientos de kilómetros. No dentro, encima.

Esquiva balas, torpedos, misiles y fuego de ametralladora, tanto nazi como soviético.

Nadie como él usa el látigo y su sombrero es inconfundible.

¿A ti qué te parece?

indiana-jones

 

¿Quieres saber más sobre héroes?
Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.
No te preocupes, odiamos el spam tanto como tú

Enviar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *