Menú de páginas
TwitterFacebook
Menú de categorías

Escrito Por en Abr 30, 2017 en Reseñas, Sin categoría | 0 Comentarios

El guardia, el poeta y el prisionero

El guardia, el poeta y el prisionero

Una cárcel del Japón en guerra de 1944. Un carcelero muere brutalmente asesinado, y un joven guardia de veinte años es el encargado, para su sorpresa, de emprender una investigación y encontrar al culpable.

 

Todas las sospechas recaen en el grupo de reclusos de origen coreano, la mayoría encarcelados por luchar a favor de la independencia de su país. Destaca entre ellos un joven poeta, Yun Dong-Yu. A través de él y de una enfermera llamada Midori, el protagonista conocerá más sobre la vida del carcelero muerto -en apariencia un psicópata- y redescubrirá el poder sanador de la poesía.

Excelente novela escrita por el coreano Lee Jung-Myung, que se basa en la historia real del poeta Yun Dong-Yu, muerto en una cárcel japonesa durante la Segunda Guerra Mundial.

Ensambla de una manera brillante la dureza y frialdad de una cárcel durante una guerra, con unas imágenes líricas de gran belleza, como el vuelo de cometas en el patio del presidio. Y contemplamos a través de los propios poemas de Dong-Yu, y de grandes maestros como Rilke y Jammes, que la poesía y la palabra pueden curar las heridas del alma.

De los mejores libros que he leído últimamente. La figura del poeta coreano es memorable.

 

“-La poesía es un reflejo de tu alma -continúo Hiranuma con serenidad-. Es como bajar un cubo a la oscuridad de un pozo y sacar la verdad. La poesía nos apacigua. Aprendemos de ella; nos salva, en definitiva”.

Autor: Lee Jung Myung

Título: El guardia, el poeta y el prisionero

Editorial en España: Grijalbo, 2014

Número de páginas: 313

Valoración: Excelente

 

“Sediento de palabras, leía cuanto caía en mis manos. Devoraba los registros de encarcelación, los de castigos, las directrices y los documentos administrativos, hasta los letreros que señalaban la entrada y la salida. Pero no eran más que palabras muertas que no me emocionaban. Mi alma estaba perpetuamente desnutrida. Soñaba con encontrar una sola línea de prosa viva y vibrante, pero eso era un lujo que un soldado en tiempos de guerra no podía permitirse.”

 

 

Enviar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *